martes, 24 de septiembre de 2013

5 Claves para educar en positivo

Hoy más que nuca, debemos intentar educar a nuestros hijos en positivo ya que de esta manera conseguiremos que nuestros hijos se conviertan en personas optimistas y luchadoras. Desde muy pequeños los niños tienen que escuchar y producir expresiones verbales positivas, para conseguir que sean más felices y seguros de sí mismos.

Si presentan un dialogo con ellos mismos consciente y positivo, activará neurológicamente una química cerebral potente que reprogramará su propia mente capacitándole para un mayor esfuerzo, autoconfianza y en personas más éxitosas en todo lo que se propongan.

El psicólogo y escritor Bernabé Tierno expone esta teoría en su libro Poderosa mente, en el que concluye que "somos y nos convertimos en lo que decimos y pensamos de nosotros mismos". 

¿Cómo funciona?

Cuando Paula se dice a sí misma o a los demás: "No pasa nada", según la psicología positiva, reprograma una y otra vez su mente de forma positiva, y se recubre y protege frente a la tristeza y el desánimo. A su vez, crea una química cerebral muy fuerte que le va transformando en una persona optimista, autónoma, segura de sí misma, más fuerte psicológicamente, con mayor autoestima y sentimiento de competencia para enfrentarse a los problemas que se le vayan planteando en su día a día. 

Cualquier niño y adolescente puede "convertirse" en más optimista si se entrena en la práctica de un lenguaje positivo lleno de esperanza, ilusión y fuerza ante la adversidad, y si, además, le transmitimos actitudes de valentía, coraje y disposición ante los obstáculos que van a ir apareciendo en su vida le convertiremos en un adulto más capaz y, en definitiva, más feliz. El "sí puedo", "lo estoy consiguiendo", "cada vez consigo de manera más rápida lo que me propongo", etc, activan las neuronas cerebrales del éxito ya desde la más tierna infancia.

5 Claves para educar en positivo 

- Habla sin perder la calma y sin chillar. Ten presente que no por hablar más fuerte tienes más razón, ni conseguirás que tu hijo actúe más rápido.

- Ser más firme que drástica. Tienes que ser contingente en su educación. No sirve de nada castigar permanentemente, si la mitad de las veces no cumples el castigo.

- Evita ponerle etiquetas de sus defectos. Esto lejos de animarle a cambiar, hará que tu hijo piense que nunca lo conseguirá.

- No le compares ni con sus hermanos ni con otros amigos. Al compararle con otra persona, puede interpretar que tú deseas que sea diferente y esto estará condicionando la formación de su identidad única como ser humano.

- Muéstrate receptiva ante cualquier cosa que tu hijo te quieran contar, así estarás fomentando una buena comunicación que podrá prolongarse en el tiempo.

¿Te unes a la experiencia de educar en positivo?

Hasta el próximo día!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario