jueves, 24 de octubre de 2013

Sobreproteger a tus hijos

Las prisas, las ganas que tenemos de que nuestros hijos disfruten de su infancia, el ansia del perfeccionismo, etc, pueden llevarnos como padres a anticiparnos en la satisfacción de las necesidades de sus hijos y a evitarles algunas dificultades. Si les protegemos en exceso, se les puede perjudicar más que beneficiar. No podemos mantener a nuestros pequeños constantemente en una burbuja, convirtiéndolos en el centro de todas las miradas y privándoles de todas las dificultades y peligros.

Ya desde muy pequeños empiezan a buscar ser independientes y a investigar todo lo que les rodea: tocan, chupan y huelen cualquier objeto que cae en sus manos. Los padres pensamos que su comportamiento es peligroso o dañino y, a veces, les sobreprotegemos pensando que así estarán mejor cuidados. ¡Evita cometer estos errores y deja que tu hijo disfrute con sus hallazgos!

Los expertos definen la sobreprotección "como un exceso de celos en el cuidado de los pequeños, tanto que, a veces, les ofrecemos cosas que ni siquiera nos han solicitado". Además, la sobreprotección supone una dedicación absoluta al cuidado de los niños, hasta el punto de intervenir en cualquier situación problemática o conflictiva que se les presente, con lo que impedimos su aprendizaje y, por lo tanto, su adecuado desarrollo en su camino hacia la madurez y posterior adultez.

¿Qué puedes hacer?

A continuación, te ofrezco algunas pautas que te van a ayudar a proporcionar a tus pequeños los cuidados que necesita para sentirse seguro y querido, sin que caigas en una excesiva protección:


  • Deja que se enfrente a las dificultades, que se adapte a un entorno que cambia constantemente y a que desarrolle sus habilidades por sí mismo.

  • Déjale respirar, no puedes estar permanentemente controlándole o encima de él con preguntas o preocupaciones por su bienestar y salud.

  • Fomenta que aprenda a pensar por sí mismo, que asuma nuevos retos (como aprender un nuevo deporte), a tomar la iniciativa y a tomar sus primeras decisiones. Ofrécele sugerencias, pide su opinión, tenlo en cuenta...

  • Anímale a que juegue o realice actividades con otros niños, sin la presencia constante de los mayores.

  • No le des todo lo que pida o todo lo que crees que necesita. Enséñale el valor del esfuerzo y todo el aprendizaje que llevan superar las dificultades y la frustración. 

  • Demuéstrale que estás a su lado cuando te necesite, pero para apoyarle, no para solucionar sus problemas y hacer sus tareas.

  • Permite que pase tiempo con otras personas cercanas para establecer vínculos afectivos como con abuelos y tíos e “independizarse” un poco de vosotros.

  • Trátale de manera acorde a su edad.  Que coma solo o se vista cuando ya pueda hacerlo; y a medida que van pasando los años, quítale el chupete, el biberón, la silla de paseo...

Guía estilos educativos

A continuación os facilito una guía sobre los estilos educativos empleados a la hora de educar a los hijos y que consecuencias puede tener cada uno de ellos en la crianza de vuestros pequeños. En ella se habla de la sobreprotección ampliando un poco más este tema.

Esta guía está realizada por la Junta de Andalucía y la Consejería de Salud de la misma. Entra dentro de un programa de apoyo a madres y padres de adolescentes realizado por el departamento de Psicología evolutiva y de la educación de la Universidad de Sevilla. 

Creo que esta Guía va a seros muy útil, pincha AQUÍ o en la imagen de abajo para descargarla...




¿Qué estilo utilizáis con vuestros hijos? Vuestras opiniones y dificultades pueden ayudar a muchos padres, animaros a opinar!!!

Hasta el próximo día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario