jueves, 3 de octubre de 2013

Técnicas de estudio

Cuando se empieza un curso nuevo, todos tenemos las mejores intenciones para que nuestros hijos saquen unas buenas notas. Con voluntad podemos hacer que esto se cumpla, pero luego llega lo difícil, mantener un horario de estudio y encontrar tiempo para todo. Y, para que no nos encontremos con sorpresas desagradables de última hora, debemos prepararnos bien desde el principio, para que el tiempo que empleemos con nuestros hijos se vea reflejado en las notas.

Desde muy pequeños, debemos educar a nuestros hijos a que tengan una regularidad y una disciplina en el estudio. Para ello, existen una serie de técnicas de estudio que pueden ayudar a mejorar el estudio.

¿Qué podemos hacer?

1.- Lugar de estudio. Antes de nada, lo primero que debemos enseñarles a nuestros hijos es que tengan una buena organización. Para realizar un buen estudio, la mesa y el material de trabajo deben estar siempre ordenados y a punto. De esta manera se evitan las distracciones que pueden provocar objetos innecesarios y la pérdida de tiempo que supone levantarse cada vez que uno necesita algo.

2.- Tiempo de estudio. Respecto al tiempo, es conveniente colgar de la pared un horario de clase y realizar un horario semanal en el que quede reflejado cómo se va a organizar cada día y cuánto tiempo le va a dedicar a cada materia.

Una vez hemos conseguido que aprendan a organizarse, debemos enseñarles un aprendizaje de las técnicas de estudio. Las técnicas de estudio no se pueden aprender como un aprendizaje aislado, sino que su entrenamiento se debe realizar siguiendo una guía de orientación que se expone a continuación.


Estudiar es un proceso que requiere tres momentos:

Comprensión del texto. Para ello se realiza, en primer lugar, una prelectura, una lectura muy rápida de todo lo que se ha de estudiar con el fin de sacar una idea general sobre el contenido del texto. A continuación, se procede a una lectura comprensiva, procurando leer despacio y entender bien todo lo que explica el texto.

Selección y organización de conceptos, de manera que la cantidad de información sea menor y por lo tanto más fácil de aprender. En primer lugar, se procede a subrayar las ideas principales o palabras clave. Después, lo más conveniente es realizar un resumen del texto, escribiendo lo subrayado pero formando frases completas con sentido. Y, por último, se confeccionará un esquema, donde presentaremos las palabras que conllevan una mayor carga en el texto organizadas formando un esquema de llaves o cuadro sinóptico. 

Memorizar conceptos fundamentales. En primer lugar realizaremos una visualización del esquema, será necesario mirar con atención durante un tiempo, entre dos y cinco minutos según el tamaño del esquema, presentando atención al número de elementos de cada nivel, a cómo están colocados, a cuantos niveles diferentes hay... Es decir, observando con atención los detalles. Después tapar el esquema e intentar reproducirlo en un papel. Todo esto hasta que el proceso sea un éxito. Tras este proceso, se procede a la recitación del resumen, donde dividiremos el texto del resumen en partes pequeñas para estudiarlas por separado, una detrás de otra. Se puede hacer por preguntas o por párrafos. A continuación, se lee tres veces seguidas, oral o silenciosamente, la primera de las partes separadas, tras lo cual se tapará lo leído y se intentará repetir sin mirarlo. Luego hay que comprobar y, si se ha logrado, hacer lo mismo con la segunda parte. Si no, se vuelve a leer tres veces más y otra vez a comprobar.

Cuando se hayan aprendido estas tres partes, conviene volver al principio y comprobar si aún se recuerdan las anteriores. Habrá que releer alguna si se ha olvidado. Después se hará lo mismo cada tres partes estudiadas. 

Y, por último, se deberá hacer un repaso de lo que se ha aprendido al día siguiente ya que sino no habrá servido de nada. Esto consiste en hacer una lectura rápida y después ir comprobando por partes si se sabe repetir bien el texto estudiado.

Espero que estás técnicas de estudio os ayuden a mejorar el rendimiento de vuestros hijos/as!!

Hasta el próximo día.

3 comentarios:

  1. Considero tu entrada de contenido sumamente útil e importante para ayudar a nuestros hijos en esta tarea. La base del éxito, en este aspecto es sin dudas la responsabilidad, la organización y por supuesto la buena predisposición de ambas partes.. padres e hijos. Excelente herramienta, la que nos regalas! Saluditos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Soledad espero que te sirvan estas herramientas y las pongas en práctica. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo ya que tener una técnica de estudio nos permite recabar cierta información y despues convertirla en conocimiento. Es muy importante que desde pequeños tengamos este habito de estudio ya que, despues se nos hes más complicado y dificil de llevarlo acabo; tambien considero que es de gran importancia repasar lo aprendido día con día porque si solo memorizamos pero al día siguiente ya nos acordamos entonces no hubo un aprendizaje. Es importante contar con el apoyo de los padres para que los hijos sientan en plena confianza y puedan lograr un buen desempeño.

    ResponderEliminar