martes, 26 de noviembre de 2013

Trastornos de ansiedad en niños

La ansiedad en una emoción que nos afecta a todos y la experimentamos prácticamente a diario. Es normal sentirse ansioso, pero la ansiedad cuando fluctúa de niveles muy bajos a niveles muy altos el rendimiento social, personal y académico del niño pueden verse afectados significativamente. En niveles moderados, la ansiedad es buena, porque aumenta su atención al peligro o les mantiene alerta cuando necesitan rendir en algo de mejor forma como ante un examen o cuando van a actuar en una obra de teatro. La ansiedad puede surgir de circunstancias reales o imaginarias. Por ejemplo, nuestro hijo puede sentirse ansioso por un examen (real) o puede estar demasiado preocupado por creer que hay un monstruo en su armario (imaginaria).

Los miedos constituyen un factor casi constante en el transcurso del desarrollo de los niños. La aparición de la ansiedad en ellos,  lejos de constituir un rasgo patológico o problemático, indica una evolución en la que podemos observar la conciencia que el niño va adquiriendo acerca de su propia identidad, de sus limites y de sus herramientas.


Conforme van creciendo aparecen algunos miedos considerados normales. Entre los 6 y 18 meses empieza el miedo a la oscuridad y a lo desconocido. Cerca de los 8 meses brota la angustia ante el rostro de un extraño, reacción que revela el reconocimiento y la individualización del rostro de los padres. En esta fase únicamente la presencia de una figura conocida puede calmarle.

En la segunda infancia (2-3 a 6-7 años), la naturaleza de los miedos es más amplia; aparecen miedos a:
A partir de los 7 años se surgen miedos relacionados con el rendimiento escolar y deportivo, miedos más existenciales y el clásico miedo a la muerte.

¿Cuándo se convierte en un trastorno de ansiedad?

Básicamente, cuando la ansiedad afecta significativamente en el desarrollo normal de su vida, así como también cuando las manifestaciones son muy intensas. Normalmente, la mayoría de éstos miedos se resuelven espontáneamente al ir creciendo el niño. Pero si el niño tiene un miedo exagerado o desproporcionado que interfiere con su vida diaria, esto indica que hay un problema de mayor envergadura y que debemos buscar ayuda psicológica profesional.

¿Cuáles son los trastornos más habituales?
- Trastorno de ansiedad generalizada
- Fobia social y/o Fobia específica (animales, ruidos fuertes, terrores nocturnos, etc).
- Trastorno de estrés postraumático
¿Necesita mi hijo ayuda?
Responder a las siguientes preguntas puede sernos útil para decidir si nuestro niño precisa de ayuda externa profesional:
  • ¿Es la ansiedad típica para un niño o niña de su edad?
  • ¿Aparece la ansiedad en situaciones específicas o es más generalizada?
  • ¿Es un problema que está durando bastante tiempo o es reciente?
  • ¿Qué sucesos pueden estar contribuyendo a los problemas?
  • ¿Cómo se ven afectados su desarrollo personal, social y académico?
Estas preguntas te ayudarán a sopesar la magnitud del problema y valorar si necesitas una opinión profesional que lo valore con más profundidad.

Si la ansiedad es atípica para la edad del niño o niña, está durando demasiado tiempo, no parece mejorar, y está causando problemas importantes, entonces se recomienda hablar con un profesional, como el psicólogo escolar o acudir a un psicólogo privado, así podremos valorarlo y darte un análisis más detallado de la situación. 
Tratamiento

Las técnicas terapéuticas que más utilizamos con niños los psicólogos ante problemas de este tipo son las mismas que las que se usan en el tratamiento de los adultos, eso sí adaptadas. Más que en aspectos conceptuales, las diferencias radican en la adaptación de las herramientas a la edad y a las características del niño. Las técnicas más frecuentes son: 

-. Técnicas de exposición
-. Relajación
-. Técnicas de modelado
-. Técnicas cognitivas
-. Técnicas a través de juegos, cuentos, etc.
-. Entrevistas familiares y con la escuela

Si crees que tu hijo/a puede necesitar ayuda ponte en contacto con nosotros, podemos ayudarte!

Hasta la próxima semana!

2 comentarios:

  1. Es muy cierto Amparo, cada vez son mas los niños no solo en el colegio, que estan asustados por su compañeros, o tambien por padres demasiado protectores. Aunque conozco profesores, y profesoras que han caminado durante mucho tiempo en la psicologia, cabe señalar que un profesor siempre tiene que tener la capacidad de enseñar, no solo enseñar si no educar. Por eso tambien estudian psicologia. Y la relajacion es algo que si desde pequeños lo enseñaran en las clases, no habria tanta ausencia en las clases, o falta de atencion.

    Los niños y las niñas son muy rebeldes cuando estan en clase, ya que muchas veces puede ser el padre o la madre, que no le prestan la debida atencion, con lo que conlleva al estres del niño/a...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido completamente contigo Killoquin, si desde pequeños se enseñaran ciertas técnicas de relajación o manejo de la ansiedad educaríamos adultos más sanos y felices. Un saludo

      Eliminar