jueves, 26 de diciembre de 2013

Navidades sin materialismo

“A veces andamos un poco perdidos… Cuando vemos que todos sus  compañeros del cole tienen de todo y él nos lo pide no sabemos qué hacer ¿No  se lo compramos? ¿Y si luego se siente diferente al resto por no tenerlo? Nos gustaría enseñarle que hay cosas más importantes que tener todos esos juegos pero no sabemos cómo hacerlo sin regañarle y enfadándonos por la rabieta que coge…”

Dar a los hijos e hijas todo lo que piden no es la mejor forma de hacerles felices. Hay muchas cosas que no son materiales y que seguro que vuestra hija o hijo valora. Dar vuestra alegría, vuestro interés, vuestro tiempo, vuestros conocimientos, vuestro humor… son las cosas que de verdad les hace felices. 

Enseñarles esto desde peques es fundamental. Si les enseñáis el valor de las cosas que no son materiales: 

- Crecerán más felices. Necesitarán menos y lo que tengan lo valorarán mucho más.

 - Aprenderán el valor del dinero. Las cosas cuestan un dinero y por tanto un trabajo. Esto les irá enseñando el valor del ahorro. 

- Llegarán a la adolescencia… sabiendo que hay cosas mucho más importantes y que no es imprescindible tener todas esas cosas para ser felices. 

¿Qué puedo hacer?

-. El valor de las cosas. Para poder comprar ese coche hay que levantarse pronto todos los días, ir a trabajar aunque no apetezca, quitarse de otras cosas para ahorrar y por fin comprarlo. Y luego cuidarlo para que dure. Enseñarles esto les hará valorar mucho más las cosas que tiene y que hay en casa. 

-. A dar y no solo a recibir. Hay que acostumbrarles a dar y dejar: sus juguetes, su ropa, su tiempo… De esta forma estarán ensayando para cuando sean adultos. 

-. A saber lo que es verdaderamente valioso. No son las cosas materiales las que nos dan la felicidad, pero enseñar esto en una sociedad que nos dice lo contrario no es fácil. Sus amigas tienen ese móvil tan chulo, sus amigos se van de compras los viernes… Es importante que sepan que hay cosas mucho más importantes y que seguro que les hacen mucho más felices: preparar una merienda en familia, echar una carrera en el parque con los primos, ayudar a la abuela con la compra… Dan otro tipo de satisfacción mucho más 
intensa.

-. A cuidar y valorar sus cosas. Si siempre tiene lo que quiere y cuando lo quiere ¿cómo se sentirá cuando no lo pueda tener? Claro, se tirará al suelo, gritará y se enfadará mucho. Aprender a aguantarse y a 
manejar todas esas emociones que siente por no tener ese juguete que quiere es muy importante, y estará aprendiendo para cuando sea mayor. 

Un cuento para trabajar este tema estas navidades

Os presento el cuento "Un trato con Santa Claus". Con este cuento los más pequeños van a aprender a reconocer el valor de las personas por encima de los regalos y juguetes propios de la Navidad. Es un cuento de Pedro Pablo Sacristán, espero que os guste. Lo podéis encontrar pinchando AQUI o en la siguiente imagen.





Os deseo a todos unas felices fiestas rodeados de vuestros seres queridos. 

Hasta el próximo día!!

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo. En estas fechas de locura colectiva nada mas importante que enseñar anuestros hijos el verdadero valor de las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Eugenia por tu comentario. En estas fechas no debemos olvidar ciertos valores que nuestros hijos tienen que aprender y seguir inculcándolos. Un saludo

      Eliminar